nuevo gato en casa

Nuevo gato en la cuadra… o en casa

Si hay un nuevo gato llegando a casa, ya sea porque recién llega a tu familia, o porque la casa es nueva, hay algunos comportamientos que puede presentar y no te deben extrañar. También hay algunas formas de hacerle más ligera la transición.

 Es un hecho que, por más curiosos que son, a los gatos no les gustan las mudanzas ni los viajes. Cuando se someten a uno, realmente lo sufren. Y te lo hacen saber. Reduce en la medida de lo posible el estrés al que lo sometes. ¿De qué manera? Para empezar te diríamos que su traslado lo dejes para el final. Es decir, no lo lleves a la casa nueva hasta que no hayas terminado de mover todos los muebles y cuando no estarán entrando y saliendo de casa personas ajenas a la familia. Es mejor que todos estos acarreos los padezca en su lugar de siempre, donde tiene varios escondites.

Cuando la nueva vivienda esté completamente lista lo podrás llevar a él. Sobretodo si el camino es largo, mételo en su caja transportadora, y cúbrela con una tela que no le permita ver la luz ni lo que sucede afuera. 

En la casa nueva deberán estar ubicados previamente sus platitos de comida y su arenero. Si la casa es grande, o de dos niveles, no está de más que tenga dos areneros. Una vez que lleguen, llévalo a estos lugares: muéstrale cuáles serán sus bañitos y dónde encontrará comida y agua fresca.

Y después… Deja libre a tu nuevo gato.

Y es ahora cuando no te debe sorprender que corra despavorido a quien sabe dónde. Por más que quieras facilitar la mudanza, se va a sentir inseguro, atemorizado, en peligro. Permite que se oculte. Quizás elija un hueco detrás de un sillón, un hueco en el clóset, o el espacio donde guardas tus zapatos. Es posible que no salga ni para comer durante un día. Visítalo de vez en cuando; no lo saques de donde está. Sólo recuérdale que contigo está seguro, que sabes que está ahí, y que estarás esperándolo cuando decida salir. Dile que tiene toda una casa por descubrir. Si pasa más de un día y no se mueve de ahí, llévale sus platitos de agua y alimento, por si se le antoja tomar un poco.

En caso de que la situación sea distinta, y estés incorporando un nuevo gato a tu casa, los pasos a seguir son los mismos. Sin embargo, si ya tenías mascotas ahí, planea también la presentación entre ellos, y hazla de la manera más suave y tranquila posible.

Recompensa a tus mascotas con cariños y premios por lo valientes que han sido. Préstales mayor atención en los primeros días de su nueva vida.

New Cats on the Block …or in the House.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1
0
    0
    Carrito
    El carrito está vacíoRegresar a la tienda
    × Como puedo ayudarte