Como cuidar la mandíbula de un perro

Cuidados para una mandíbula lastimada de un perro

La mandíbula del perro se compone de dos huesos, el superior o “maxilar” y el inferior o “mandíbula”. En mascotas saludables es necesario un trauma severo para fracturar la mandíbula.

Causas de una lesión mandibular

1. La razón más común para una fractura de este tipo es el traumatismo vehicular: que un coche los atropelle.

2. El segundo trauma que más lesiones de mandíbula causa es el provocado por otro perro en una pelea.

3. Otra razón, menos frecuente, y que aqueja sobre todo a individuos de edad avanzada o con osamentas deficientes es la enfermedad periodontal; un tipo de osteoporosis.

Primeras atenciones

Debido a la intensidad del trauma asociado a la fractura de la mandíbula inferior, antes de proceder a su tratamiento es necesario asegurarse de que no existen otros daños en la mandíbula superior o maxilar, o fracturas de cráneo, o incluso otras lesiones fuera del área facial, en el tórax, o hasta en los órganos internos: pulmones y corazón, principalmente. Una vez revisado el resto del cuerpo, se puede proceder al tratamiento de la fractura.

Tratamientos para una mandíbula lastimada

El maxilar y la mandíbula son distintos al resto del sistema óseo de un perro. La mandíbula se compone de dos huesos unidos a la mitad por una sínfisis (una articulación fija). Las raíces de los dientes, los nervios, los vasos sanguíneos, y los conductos de saliva se encuentran dentro y al lado de los huesos, y suelen salir afectados con una fractura mandibular. 

Por ello, lo primero en la solución de una fractura es reconducir los huesos a su sitio e inmovilizar, generalmente, con un bozal atado al miembro. En ocasiones es necesario proceder quirúrgicamente: cuando los huesos se rompieron en varias partes, o están astillados, o se afectó tanto la parte superior como la inferior. La operación permite asegurarse de que la oclusión o mordida volverá a ser cerrada, precisa.

Ante cualquier accidente, no tardes en llevar a tu mascota con un especialista. Y aunque la lesión maxilofacial sea evidente, asegúrate de que se descarte cualquier otro daño. Después del tratamiento u operación, sigue al pie de la letra las instrucciones del veterinario. 

Pero mejor cuidemos mucho a nuestras mascotas para minimizar el riesgo de que algo así les ocurra.

Recuerda consentir a tu mascota con los productos que te ofrecemos en Hundsport.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1
0
    0
    Carrito
    El carrito está vacíoRegresar a la tienda
    × Como puedo ayudarte